De la empresa al cielo, ¿por qué no?

publicado en: Blog | 3

La responsabilidad social corporativa (RSC) se expande entre las empresas privadas y , con la ley de economía sostenible elaborada por el gobierno se augura su implantación en las instituciones públicas. Consiste en que  las empresas y corporaciones, además del cumplimiento de sus obligaciones legales, integren voluntariamente en su gestión, estrategia y procedimientos,  beneficios sociales, laborales, medioambientales y de respeto a los derechos
humanos.

Hay muchos aspectos en los que se puede aplicar responsabilidad social, desde la relación con proveedores, hasta proyectos humanitarios, desde productos medioambientalmente responsables hasta conciliación de la vida laboral y familiar del personal de la empresa. El debate está en su apogeo, y aunque en muchas ocasiones se esgrimen razones más económicas que filantrópicas, la realidad es que si se sabe ver con perspectiva, ambas cosas deben ir de la mano. No es sólo una cuestión de beneficio al ser más ecológico por el ahorro de costes, o el beneficio de una buena reputación para la empresa, es el bienestar que produce las cosas bien hechas, la inteligencia de entender que beneficiar a los demás nos beneficia… también en asuntos laborales y económicos.