Sobre la naturaleza

publicado en: Blog | 1

La naturaleza es la parte del planeta menos transformada por la mente y la mano del ser humano. Ha evolucionando a través de milenios, adaptándose al medio y transformándolo al mismo tiempo. Sus formas, colores, olores, sonidos…, están, en su conjunto, en armonía, y producen un gran beneficio en la mente humana.
      Las ciudades han sido ideadas por la mente humana y, por tanto, construidas a su semejanza, con similares problemas y virtudes que los que el ser humano arrastra y logra. Un ejemplo de esto es el ruido mental, o persistente parloteo del pensamiento, en analogía con el ruido de las ciudades.
A la naturaleza uno puede ir con diferentes actitudes, con diversas intenciones. Se puede ir a descansar, a batir la propia marca en el ascenso a una montaña, a comer con amigos, etc.
Pero si por un rato nos sentamos y tratamos de escuchar los sonidos del bosque, o del agua que corre entre las rocas, o del viento, con interés por percibir, la mente se calma, observa, escucha, ve, huele y siente, en completo silencio. Sin que el pensamiento diga nada, ni siquiera “que bonito” “que paz”, sin traducir a palabras lo que ve, oye o siente.
   Entonces la mente está activa y en silencio, un silencio interno que lo inunda todo. Esto produce una gran calma y salud para la mente, el cuerpo y el alma.

Por María Ibáñez y Jesús Jiménez